Entrevista con Metheora

Recientemente habéis publicado vuestro tercer disco, El Zoológico de partículas. ¿Cómo nace Metheora y cómo ha sido el camino hasta llegar aquí

Metheora se formó en 2010 con Rolo Aragón y Yei19. Más tarde conocimos a Joel (“Ghandi”) en la Academia de Música de Panamá. El último en incorporarse fue Ron Meyer, nuestro bajista, que entró en la banda hace ya casi dos años.

El camino ha sido de ardua perseverancia. Acá no existe mucho público para nuestro género musical (rock psicodélico progresivo), pero  no podemos quejarnos. A pesar de esto, el público que nos conoce nos apoya en cada evento.

 

Vuestra propuesta musical bebe del rock progresivo, la psicodelia y los ritmos latinos. ¿Podéis contarnos un poco acerca de vuestras referencias musicales?

Nuestras influencias son principalmente el rock progresivo de los 70 y principios de los 80 de Argentina. Bandas como Sui Generis, Será Giran (ambas de Charly García) o Luis Alberto Spinetta y sus grupos.

También tenemos amplia influencia de Pink Floyd, Radiohead, Rush o Led Zeppelin, que tienden a generar distintos ambientes en una misma canción. Asimismo, nos influye la salsa de los 60 y 70 como La Fania All Stars (Ruben Blades, Hector Lavoe, Willie Colón, Richie Ray y Bobby Cruz).  No obstante, no dejamos de escuchar bandas actuales: The Mars Volta, Tame Impala, MGMT, etc.

 

¿Cuál diríais que es el actual estado de la música “experimental” en Panamá?

Excelente en cuanto a propuestas musicales pero carente en cuanto a público que lo consuma.  Sin embargo, nos hemos dado cuenta de que las propuestas panameñas que logran salir a otros países son consideradas como “un platillo exótico”, a la vez que interesantes y diferentes a lo que se hacía en épocas anteriores en Panamá (o a lo que se espera de nuestro país). Vale la pena prestar atención a las propuestas panameñas.

 

Por último, acabáis de volver de gira de México, dónde además, la acogida tanto en salas como en medios ha sido muy buena. ¿Cómo fue la experiencia?

Fuimos a México sin esperar mucho, ya que allá somos una banda desconocida. No obstante, fue increíble la cantidad de personas que asistió a los eventos. Entendieron nuestra música inmediatamente, pudiendo interactuar como nunca con el público. Si les gusta lo que están escuchando te lo hacen saber durante el concierto.  Para las bandas panameñas, México podría ser un terreno fértil -absolutamente inexplorado-.

Anuncios